Revistas (I): MEMORIA. la Historia de cerca.

revista-memoria-ix.jpg

Este post es uno que tengo pendiente desde hace algún tiempo.

No es que lo tenga pendiente con nadie en concreto, más bien conmigo mismo. Y no ha sido por falta de oportunidades o tiempo desde que leí por primera vez esta revista, sino porque con la cuestión de las publicaciones periódicas soy de natural desconfiado. Las revistas nuevas salen siempre al mercado con mucho ímpetu, con una gran carga de ilusión por parte del equipo redactor y los colaboradores, y en ocasiones ese ímpetu va frenándose y los resultados son cada vez de menor calidad hasta que decides dejar de invertir el dinero en esa revista y pasas a buscar otra.

Sin embargo este no es el caso que nos ocupa. De todos los números que he leído -que no son todos los publicados ya que durante un cierto tiempo la distribución de la revista parecía toparse en muchos casos con el magnífico obstáculo que supone el Telón de Grelos (fenómeno similar al Telón de Acero pero en versión galaica)- la calidad ha sido una cuestión invariable. Los artículos ya pueden ser de mayor o menor interés para el lector pero la calidad general es algo que está ahí.

Vamos poco a poco:

La revista en si misma está en lo que un amiguete mío llama formato A-C (Altamente-Coleccionable):

  • Lomo plano que facilita la lectura de los datos de la revista al colocarla en la estantería.
  • Tapas gruesas y ligeramente elásticas
  • Hojas bastante gruesas para lo que suelen ser las revistas habituales
  • Tipografías y maquetación hacen la revista de lectura cómoda.
  • Las ilustraciones tienen una impresión muy buena.
  • La portada sigue siempre la misma estructura: nombre-logotipo de la revista en la parte superior, cabeza de una escultura a la derecha (que se reproduce en pequeño en el interior de la lupa del título) y titulares de contenidos a la izquierda, con el título del dossier (artículo principal de la revista) en la parte inferior. Una estructura (con las diferencias que caben) similar a la de la revista de Historia de National Geographic.

Es en el contenido donde Memoria se destaca de otras:

  • El dossier:

        • Los contenidos del dossier no son una exposición cuasi-lineal de una línea de trabajo con breves referencias a otras como es característico en otras publicaciones de esta índole, sino que trata el mismo objeto de estudio desde distintos puntos de vista dentro de lo posible.
      • Cita de fuentes:
        • Aquí no encontraremos constantemente la clásica frase de “según estudios realizados”, sino que suele citarse el estudio, o la obra de la que se ha extraído, o la fuente de la que se ha obtenido el dato. A mucha gente esto puede parecerle algo banal, pero la realidad es que si a alguien le interesa algún tema y quiere seguir leyendo al respecto, al tirar de las referencias que se citan en el artículo ya se tiene un punto de partida.
      • Profundidad en la temática expuesta:
        • Obviamente no se puede esperar de una publicación periódica una profundidad en los temas similar a la de un tratado. Por otro lado en gran parte de las publicaciones hay que encontrar el punto de equilibrio deseado entre dos factores “detalle” y “divulgación”. Tal y como están hoy las cosas en cuestión educativa y de cultura histórica, si la balanza se decanta a favor de la “divulgación” no queda más remedio que de vez en cuando recurrir a la generalización en determinadas cuestiones y a un “aligeramiento” de los contenidos. Por otro lado, en caso de indicar el fiel de la balanza la dirección del “detalle” la publicación gana en calidad de contenido y en aprovechamiento del mismo para un público menos generalista… pero pierde compradores potenciales. Aquí se ha optado, desde mi punto de vista, por una doble vía:
          • El tono general de la revista es más tendente al detalle sin perder de vista la divulgación.
          • Existe una división en la “profundidad” de los temas tratados, siendo algunos de una carácter muy tendente a la divulgación mientras que otros son más especializados; ya sea esta especialización por el propio tema objeto del artículo o por el tratamiento que del mismo se hace, que a veces requiere un cierto conocimiento previo, una cierta “culturilla” previa por parte del lector.
      • La publicidad: Es un punto fuerte en la revista, ¿porqué?: el primer motivo es que es escasa teniendo en cuenta el volumen de publicidad que tiene habitualmente las revistas, y segundo porque es una publicidad adaptada (especialmente llamativa es en este número la publicidad de “el lado coca-cola de la arqueología”). Es decir, la publicidad no resalta al instante al pasar las páginas. Es inevitable que nos demos cuenta solo con pasar por encima, después de todo llevamos años y años viendo publicidad, pero por lo menos no resulta chocante a la vista… y eso es algo que se agradece desde el punto de vista estético.

      Si me suscribiese a revistas, cosa que no hago porque soy de esa gente en extinción que prefiere darse el viaje al kiosco y dar vueltas por las librerías a ver que encuentra de paso, ésta sería una de ellas.

      Información y suscripciones: administracionmemoria@fundacionalpa.es

      Anuncios