Festa do Esquecemento – Fiesta del Olvido (Xinzo de Limia)

Y hete aquí que me entero… tarde, de que esta simpática fiesta que se celebra en el territorio del interior del Telón de Grelos es a finales de agosto (que para el que no lo sepa, el Telón de Grelos es la versión gallega del Telón de Acero; en el caso galaico se trata de una barrera que separa en muchas cuestiones intangibles Galicia del resto de España).

La mera existencia de dicha festividad ya elimina un poco dicha barrera en cuanto a festividades históricas se refiere, pero ¿qué, cuándo, dónde y cómo? es la “Fiesta del Olvido”

¿Dónde?:
Ayuntamiento de Xinzo de Limia (Orense).

¿Cuándo?:
Penúltimo fin de semana de Agosto.

¿Qué es?:
Básicamente se trata de una celebración basada en la rememoración de la llegada de las tropas romanas de Décimo Junio Bruto en el año 135 a.C. Por razones variadas (suele decirse que la belleza del lugar) las tropas romanas creyeron que el actual río Limia era el que Plinio había denominado como “Río Fabuloso”, el “Limaian”, o también llamado por los romanos “Leteo“.

Dicho río tendría las cualidades de “borrar la memoria” de quienes lo cruzaban o bebían de él (según algunos pasajes mitológicos los muertos lo cruzaban o bebían de sus aguas para borrar los recuerdos de su vida terrenal).

La cuestión es (no nos perdamos en cuestiones anexas) que según parece las tropas romanas pararon su marcha en el margen izquierdo del río Limia… por si acaso. Visto lo visto el comandante de las tropas cogió uno de los estandartes de las águilas, cruzó el río y comenzó a llamar por sus nombres a los soldados para demostrar que no había perdido la memoria. Los soldados cruzaron y la romanización siguió…ehmmm…. su curso habitual.

¿Cómo?

Por la información que me ha llegado y por las fotos que he visto está orientado hacia una versión de las fiestas de moros y cristianos, lo que pasa que los que desfilan y se pegan son romanos y castreños.

Y ojo, fíjese bien el lector que he subrayado la palabra “castreños”, que hace referencia a la cultura y a los habitantes de los que vivían en los “castros” (que es como se llaman las poblaciones de la época, por decirlo de forma resumida) y no celtas (controversia esta la de la celticidad en el ámbito del estudio de la historia de Galicia que nunca va a resolverse definitivamente por motivos más políticos que históricos).

Pues eso, como se puede ver tanto en las fotos de información del ayuntamiento sobre este evento, como en esta otra web donde hay bastantes, podemos ver que el planteamiento recreacionista es el mismo que en las tan típicas festividades de moros y cristianos con el añadido de que existen campamentos “contínuos”, durante las fiestas, de ambos bandos.

Como se puede ver, recreación pura y dura, lo que se dice, no es. Y es que ya lo dije en otros post: aquí en Galicia la fiesta es sinónimo de fiesta-jolgorio (para bien y para mal). Es más, no he querido incluir algún que otro video que hay en el youtube de la fiesta para no tener que criticarlos mucho más.

La información que me ha llegado al respecto (el año que viene iré a comprobarlo “in person”) es que el pueblo, me refiero a los habitantes, pone mucho de su parte y mucha ilusión en las celebraciones, de modo que entre eso y que no lo he visto todavía en directo, no me voy a meter con todos esos cascos con cuernos que veo entre las tropas castreñas… pero el año que viene iré… y lo contaré… y no me gustaría ver que la fiesta adoleciese de los mismos defectos que las fiestas “vikingas” de Catoira… porque lo contaré.

_________________________________________________________________________

.