El Águila del Imperio

Como con otras muchas cosas llegué a este libro de casualidad. La verdad es que cuestiones de novela histórica romana no suelo leer… más que nada porque como la historia de Roma no es mi fuerte precisamente me la pueden meter doblada con facilidad y uno ya no está para esos trotes.

De modo que cuando me recomendaron activamente la serie de Quinto Licinio Cato, de Simon Scarrow, lo primero que hice fue pasarme por su web, que viendo las webs a veces uno se cuenta ya de que pie cojean algunos palomos.

La web me reveló que tanto el como el hermano son el tipo de caradura que me hace gracia (lo de vender libros firmados y todo eso me ha fascinado), de modo que dándole medio voto de confianza (cogí el libro en la biblioteca en lugar de comprarlo) decidí dedicarle unas horas de lectura.

Sigo sin saber cuan ajustada es la novela a la cuestión histórica. A mí, personalmente, no ha habido nada que me rechinase en exceso (pero dados mis conocimientos igual a algún experto puede que sí), y sí que me ha gustado mucho tanto en la parte formal como en la parte narrativa.
El autor nos va metiendo de forma paralela y poco a poco en el mundillo militar y político romano. Lo hace con un recurso ya utilizado en muchos géneros como es el de utilizar como “medio de transporte narrativo” a un protagonista ajeno al entorno en el que se desarrolla la narración y que debe adaptarse a dicho entorno.

¿Vale, y entonces qué mérito tiene? te preguntarás tú, lector de aqueste mi blog.
Pues tiene el mérito de que el protagonista no es ni el gran héroe ultradotado para el nuevo entorno ni tampoco es el pánfilo “steveurkeliano” que nunca va a adaptarse. Entrevés que Cato nunca acabará por adaptarse de todo, pero será su interior el que no lo hará, ya que exteriormente sí que está más que capacitado para hacerlo. Es su, no lucha, sino debate de adaptación interno lo que ha hecho que me haya enganchado de principio a fin. Lo que unido a que es de lectura fácil me ha llevado a devorar el libro en unas pocas horas y que me dirigiese hacia el segundo de forma inmediata.

Como novela no puedo más que recomendarlo, como novela histórica argumentar a favor o en contra sería tirarme un pegote por mi parte, de modo que espero que si alguno de los lectores de este blog tiene más idea que yo (que no es complicado) sobre historia de Roma y lo ha leído se digne a dejar un pequeño comentario al respecto. A quien le de igual su posible historicidad o no… que lo lea, es ameno, es entrenido y… y… ¿y que más le quieres a una novela?.

Anuncios